¿Cómo contribuir a preservar el medio ambiente desde tu pyme?


Todos, ya sea a nivel individual o empresarial, podemos contribuir a preservar el medio ambiente con pequeñas aportaciones que, en conjunto, contribuyan a alcanzar objetivos mucho mayores. En este sentido la prevención es fundamental, ya que así evitaremos llegar a niveles críticos en los que el remedio será, si no imposible, sí muy costoso.

Entre las medidas que tú, desde tu pyme, puedes tomar para contribuir a la preservación del medio ambiente se encuentran las siguientes:

  • Establecimiento de protocolos sostenibles de actuación dentro de tu negocio; la incorporación de la variable medioambiental dentro del proceso de toma de decisiones estratégicas de tu empresa será esencial para realizar un cambio radical de tu perspectiva empresarial. Así será más fácil establecer protocolos de actuación en lo que se refiere a la utilización de recursos, la gestión de desechos o, incluso, el diseño de envases y embalajes.

  • Implantación de políticas de aprovisionamiento responsables con el medio ambiente. En consonancia con el punto anterior, sería muy aconsejable introducir criterios sostenibles dentro del área de compras de tu organización, comenzando por la priorización hacia aquellos productos más ecológicos, como es el caso de los generados a través de materiales reciclados, hasta llegar a introducir aspectos medioambientales en la selección de proveedores.

  • Desarrollo de prácticas dirigidas al incremento de la eficiencia energética; tanto en el proceso de producción como en los procesos de distribución y comercialización, así como en las tareas administrativas, es posible establecer prácticas medioambientalmente responsables. Así, se pueden diseñar actuaciones que contribuyan al consumo eficiente de energía en aspectos como la iluminación o la climatización del centro de trabajo.

  • Diseño de espacios de trabajo sostenibles. Para potenciar las medidas anteriores será conveniente aprovechar al máximo aquellos recursos que nos ofrece el entorno para reducir el consumo de recursos energéticos, como es el caso del desarrollo de espacios con iluminación natural o la implantación de sistemas basados en energías renovables.

  • Fomento de políticas de transporte y movilidad sostenibles; desde la propia empresa se puede incentivar que los trabajadores utilicen medios de transporte públicos o sostenibles, con medidas como el ajuste de los horarios de entrada a los horarios fijados por las líneas de autobuses cercanas, o estableciendo un parking vigilado para bicicletas.

  • Interés por la participación activa en proyectos locales relacionados con el medio ambiente; en la medida de tus posibilidades, será recomendable que se desarrollen propuestas medioambientales relacionadas con tu entorno cercano. De esta forma, no solo mostraremos nuestra implicación con la conservación del medio ambiente, sino que, además influirá muy positivamente en nuestra imagen corporativa.